iertamente se ha dicho que en la política no hay casualidades, y eso lo pudimos comprobar con dos acontecimientos que sucedieron en Hermosillo en los últimos dos días.

Ernesto De Lucas Hopkins, acostumbrado a luchar contra la corriente en el terreno político, suena fuerte como uno de los candidatos a ocupar la Presidencia del Comité Directivo Estatal (CDE) del Partido Revolucionario Institucional (PRI); en sustitución de Gilberto Gutiérrez Sánchez, quien luego de la derrota electoral del 1 de julio, ha dicho que llegó la hora de decir adiós a esta responsabilidad.

La segunda noticia que llamó la atención del gremio político en Hermosillo, es la convivencia y plática que tuvo el empresario Ricardo Mazón Lizárraga con los compañeros periodistas de la Mesa Campacta, este martes por la mañana.

Por lo que dijo el poderoso empresario sonorense, su intención es no participar ya en los procesos electorales que se avecinan para el 2021.

Dicha notica, obviamente, tiene consternados a varios perfiles y liderazgos políticos priistas que estaban esperanzados en seguir contando con el apoyo de Mazón Lizárraga para buscar y ganar candidaturas para Diputados Locales y Federales, Presidentes Municipales y Gobernador (que en este caso mencionó a los dos más probables: Ernesto Gándara y Ricardo Bours).

Muchos de los que fueron candidatos en el 2015, se quedaron con la espina clavada por la derrota electoral contra los perfiles de izquierda que alcanzaron Legislaturas y Alcaldías en Sonora; de quienes dicho sea con toda honestidad y respeto, no cuentan con la preparación para dichos cargos.

Pero nada se pudo hacer en contra de los caprichos de las clases populares que acudieron a las urnas a votar por la nueva izquierda en México.

Ante las declaraciones de Mazón Lizárraga, me queda la impresión de que se pudo haber cansado de apoyar a perfiles políticos que quizá no cumplieron con sus expectativas.

O simplemente que él piensa que ya no necesita las relaciones políticas para incrementar -o por lo menos mantener- su enorme fortuna.

Y aunque no estuve en dicha reunión (ni tampoco tenía porque estar, ya que un servidor pertenece a otro grupo de periodistas), me gustaría haberle preguntado a Mazón Lizárraga cuál había sido específicamente su participación en las campañas políticas anteriores.

¿Designando candidatos?

¿Aportando dinero para las campañas?

¿Enviando colaboradores para acomodar sillas o entregar volantes?

No sé.

También me gustaría saber quiénes son aquellos personajes que están esperando a ser llamados para ocupar una posición en el gobierno (porque perdieron en las elecciones anteriores y actualmente se encuentran en la banca),y que todavía tienen que resignarse a que en tres años no contarán con Ricardo Mazón Lizárraga para que les apoye en sus aspiraciones políticas.

A raíz de la renuncia voluntaria de Ricardo Mazón en apoyar a las campañas del PRI, este humilde escribano y juglar de la política cree en cuatro cosas que pudieron haber pasado y otras que pudieran pasar:

1)      Que Ricardo Mazón ya no quiere desgastarse física y moralmente (ni gastar dinero), porque ve difícil que el PRI venza a la izquierda en el 2021.

2)      Que Ricardo Mazón podría apoyar a candidatos de otros partidos políticos, principalmente de izquierda, porque les ve más probabilidades de ganar.

3)      Que Ricardo Mazón pudiera ser sustituido por otro empresario o jefe político que tenga muchos recursos y simpatías priistas, y que considere ésta como la oportunidad de su vida para alcanzar el poder tras el trono, y

4)      Que muchos políticos dicen que ojalá hubiera sido 28 de diciembre, para que hubieran sido bromas (en el Día de los Inocentes) todas las declaraciones de Ricardo Mazón Lizárraga; y que no se quedaran al garete algunos liderazgos priistas.

Ya que estamos con las actividades del PRI en la entidad -y para finalizar estos comentarios-, vaya impacto que está causando el rumor de que Ernesto De Lucas Hopkins asumirá en breve la Presidencia del Comité Directivo Estatal (CDE).

Gilberto Gutiérrez Sánchez, actual presidente, desde hace tiempo viene diciendo que ya es hora de decirle adiós a este encargo que asumió una vez ganado el proceso electoral del 2015, cuando Claudia Pavlovich recobró la Gubernatura de Sonora, estando Alfonso Elías Serrano como jefe del partido tricolor.

De Lucas Hopkins vendría a darle una nueva oportunidad al priismo sonorense de encausarse con las clases más populares.

Esto gracias a la experiencia de haber sido en otros años el dirigente priista, principalmente durante la época del ex gobernador, Eduardo Bours Castelo.

Yo creo que así, como empecé diciendo en esta columna, sostengo que una cosa tiene que ver con la otra.

Les digo esto porque no veo que vaya a haber cambio de mesa directiva en el PRI Estatal sin la opinión de Ricardo Mazón, quien extrañamente dijo que no participará en los procesos electorales del 2021.

Porque lo que no dijo, es su posible influencia en los cambios que habrá en breve en el “ex invencible”.

“El Pato”, así como muchos otros políticos sonorenses, también es del grupo de Ricardo Mazón.

Bueno, amigos. Por hoy es todo.

Seguimos en la semana.

OPINIONES SOBRE ESTA NOTA

COMENTA ESTA NOTA

Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *