Propuesta

Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, impulsa la amnistía como una estrategia para combatir la violencia en el país.

“La amnistía no significa impunidad; han dicho que quiero sacar a los delincuentes de la cárcel pero lo que quiero es que analicemos todas las posibilidades. En la montaña de Guerrero, que es la región más pobre de México, ahí los campesinos indígenas siembran para comer”, señaló en un foro del Tec de Monterrey el 27 de abril.

Sin embargo, expertos destacan la dificultad de decretar amnistía al señalar lo complicado que sería determinar a quiénes se beneficiaría.

Viabilidad

Fernando Espinoza de los Monteros, de la División de Estudios Jurídicos del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, señaló que la dificultad radica en identificar quiénes serán los amnistiados.

“La delincuencia en el país está sumanente desmembrada. ¿Cómo se va a implementar esa ley que proponga López Obrador? Él tiene que definir, en principio, a quiénes va a amnistiar, el universo que va a comprender y qué acciones se van a incluir”.

Antonio de Jesús Mendoza Mejía, del Departamento de Derecho Social de CuTonalá, consideró que López Obrador confunde indulto con amnistía.

“La amnistía se encamina únicamente a la vida de las ideas políticas y de la defensa de la legalidad. El indulto lleva un procedimiento legal, no puede darse por cuestiones de ocurrencias cuando ya estén compurgando la pena que les designó el juez. Tiene que haber un estudio de caso”.

Pertinencia

En México ya se ha concedido la amnistía en ocasiones anteriores. Significa olvido, pero no perdón y se ha decretado a presos o víctimas de persecución política.

Según un artículo de Teresa Jardí, en 1870 el Presidente Benito Juárez expidió una Ley de Amnistía “en favor de los enemigos de la República presos por traición, sedición, conspiración y demás delitos políticos”. En 1872, Lerdo de Tejada amnistió “por los delitos políticos cometidos hasta ahora sin excepción de persona alguna”.

Por su parte, Lázaro Cárdenas promulgó una Ley de Amnistía en beneficio de militares que cometieron el delito de rebelión, así como a los civiles que cometieron el mismo crimen y otros como sedición y motín. Ésta favoreció a casi 10 mil personas.

También concedieron amnistía los gobiernos de Manuel Ávila Camacho, Luis Echeverría, José López Portillo y Carlos Salinas de Gortari. Con López Portillo se decretó a favor de los presos por el movimiento estudiantil del 68. La de Salinas benefició a los que participaron en el levantamiento del EZLN en 1994.

El Artículo 73 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos señala que el Congreso de la Unión tiene la facultad para conceder amnistías por delitos cuyo conocimiento pertenezca a los tribunales de la Federación.

Por otro lado, existe la figura del indulto, la cual la puede conceder el Presidente de la República cuando se trate de delitos del fuero federal o los gobernadores si se tratase del fuero común.

Esta se concede cuando se demuestra que la persona sentenciada no representa un peligro para la tranquilidad y seguridad públicas y cuando existan indicios consistentes de violaciones graves a los derechos humanos de la persona sentenciada.

En 2011, Felipe Calderón otorgó un indulto al reconocer la inocencia de Antonio Ortega Gallardo, quien había sido sentenciado a 11 años de cárcel por violación agravada. Mientras que en 2013, Enrique Peña Nieto lo concedió a Alberto Patishtan Gómez, quien pasó 13 años preso acusado de matar a siete policías federales cuando ni siquiera estuvo en el lugar de los hechos.

#SemáforoDePropuestas: Cuidado, candidato

OPINIONES SOBRE ESTA NOTA

COMENTA ESTA NOTA

Su correo electrónico no será publicado.
Son obligatorios los campos marcados con: *